fbpx

Las ventajas de vivir en un edificio con áreas comunes son muchas. En primer lugar, te brinda la seguridad que necesitas para ti y tu familia. Además, te permite tener una unión con la comunidad y desarrollar tu vida social sin la incomodidad de desplazarte.

Compartir gastos es otra ventaja de vivir en un edificio con áreas comunes. Este tipo de comunidades son la opción perfecta para tener con total disponibilidad zonas de ocio a muy bajo coste, con facilidades que no podrías tener si se tratase de una vivienda individual convencional. Los gastos se reparten entre toda la comunidad, creando una sensación de responsabilidad por parte de todos los usuarios. La luz, el agua o la limpieza no suponen un gasto significativo a lo largo del año. Otra ventaja de compartir los gastos es valorar a largo plazo la posibilidad de renovar estas zonas.

Tener a tu disposición todas las comodidades que necesitas en momentos de descanso y relax te supondrá un ahorro sustantivo en tiempo de desplazamiento. Es habitual que tus zonas de ocio no se encuentren debajo de tu casa, por lo que la gran mayoría de las personas gastan tiempo y dinero en desplazarse a puntos de ocio comunes con sus amigos y familiares. Gracias a las zonas comunes, puedes disfrutar de todas las ventajas sin perder ni un solo minuto de tu tiempo.

En resumen, vivir en un edificio con áreas comunes como coworking, zona de parrillas, sala de usos múltiples, gimnasio, sala gourmet y otras es una experiencia única que te brinda seguridad, unión con la comunidad y muchas otras ventajas que no podrías tener si se tratase de una vivienda individual convencional.

En Fai, nuestros proyectos cuentan con hasta 11 áreas comunes pensadas en hacer tu vida más agradable, saludable y productiva. Contáctanos aquí y conoce más sobre nuestros proyectos aquí. ¡Hasta una nueva entrega!

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?